Sígue nuestras entradas por e-mail

Translate the Blog




EnglishFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

 

La Revolución Sera Feminista o No sera

miércoles, 11 de abril de 2012

MALTRATO PSICOLÓGICO&SÏNDROME WENDY y PETER PAN

Maltrato Psicológico&El Síndrome de Wendy y Peter Pan

Últimamente me llegan casos en los que se confunden los problemas típicos de la pareja y la convivencia.

Alegremente se utiliza el término MALTRATO PSICOLÓGICO, tanto de ellas hacía ellos, cómo de ellos hacía ellas.
En concreto tengo entre manos un caso en el ambos padecen síndromes distintos que acoplados provocan una relación llena de altibajos y desordenes en los que los términos se confunden al tun tun.

Por si alguien se siente identificado en este caso, me gustaría plasmar algunas notas con las que estoy trabajando, compartirlas y llegado el caso debatir y ponerlas a vuestra exposición para añadir información o preguntar sobre ello.

Creo que en las relaciones inestables, se utilizan muchas veces términos que no son correctos y que llevan a situaciones realmente duras que pueden evitarse. El término MALOS TRATOS o MALTRATO PSICOLÓGICO, se esta utilizando cómo arma de doble filo en relaciones de pareja con dificultades para sobrellevar la convivencia y me parece muy interesa matizar los términos en un lenguaje llano y fácil de detectar para ahorrar tiempo y situaciones desagradables mas graves posteriores. No sacar las situaciones fuera del contexto de los problemas típicos de una pareja que pasa por determinadas vivencias dentro de la convivencia y no machacarse mutuamente mentalmente hasta llegar a situaciones de dolor.

¿Que es el Maltrato Psicológico?

La violencia psicológica no es una forma de conducta, sino un conjunto heterogéneo de comportamientos, en todos los cuales se produce una forma de agresión psicológica.
En todos los casos, es una conducta que causa un perjuicio a la víctima.

 Puede ser intencionada o no intencionada. Es decir, el agresor/a puede tener conciencia de que está haciendo daño a su víctima o no tenerla. Eso es desde el punto de vista psicológico. Desde el punto de vista jurídico, tiene que existir la intención del agresor/a de dañar a su víctima.


Además, no se puede hablar de maltrato psicológico mientras no se mantenga durante un plazo de tiempo. Un insulto puntual, un desdén, una palabra o una mirada ofensivas, comprometedoras o culpabilizadoras son un ataque psicológico, pero no lo que entendemos por maltrato psicológico.

Para que el maltrato psicológico se produzca, es preciso, por tanto, tiempo. Tiempo en el que el agresor/a asedie, maltrate o manipule a su víctima y llegue a producirle la lesión psicológica. Esa lesión, sea cual sea su manifestación, es debida al desgaste. La violencia, el maltrato, el acoso, la manipulación producen un desgaste en la víctima que la deja incapacitada para defenderse.


 El maltrato pasivo es la falta de atención hacia la víctima, cuando ésta depende del agresor/a, como sucede con los niños, los ancianos y los discapacitados o cualquier situación de dependencia de la víctima respecto al agresor. 

Hay una forma importante de maltrato pasivo, que es el abandono emocional. Personas de tercera edad, menores o personas con alguna dificultad motriz abandonados/as por sus familias en instituciones que cuidan de ellos/as, pero que jamás reciben una visita, una llamada o una muestra de afecto. 

Víctimas de abandono emocional son los niños/as que no reciben afecto o atención de sus padres y/o madres. Los/as niños/as que no tienen cabida en las vidas de los/as adultos/as y cuyas expresiones emocionales de risa o llanto no reciben respuesta. Son formas de maltrato no reconocido. 

 El maltrato activo es un trato degradante continuado que ataca a la dignidad de la persona. Los malos tratos emocionales son los más difíciles de detectar, porque la víctima muchas veces no llega a tomar conciencia de que lo es. Otras veces toma conciencia, pero no se atreve o no puede defenderse y no llega a comunicar su situación o a pedir ayuda.


. Dentro de maltrato activo, no sólo esta el trato degradante, existe una forma de maltrato psicológico muy tapado por otras capas, en las que el agresor/a se nutre íntegramente de la víctima, afectivamente, emocionalmente e incluso en ocasiones económicamente.  En estos casos el agresor/a se enfunda bajo limitaciones inexistentes o existentes para conseguir la piedad de la víctima que se siente en deuda por haber jurado amor eterno y superpone sus necesidades para satisfacer las necesidades del otro/a.




Una vez aclarado el término, me gustaría incorporar el caso que nos concierne.

Ella: Divorciada anteriormente, 33 años, con un hijo de su relación anterior. Tiene un trabajo inestable en el que los ingresos no son constantes ni regulares.

Él: 40 años. No tiene trabajo desde hace cinco años.

Ella: Tiene diferentes inseguridades con su cuerpo, pero se escuda bajo una fortaleza de puertas para fuera. Proviene de un hogar desestructurado con índices altos de violencia. Aparenta la seguridad mediante un carácter fuerte, dominante, radical ante sus creencias y convicciones. Utiliza términos cómo insultos para referirse a cualquier elemento de forma natural sin darle una connotación literal. Dependencia afectiva, miedo a la soledad y a la muerte. Necesidad de arraigo constante, Maternidad frustrada. Falta de pilares familiares.

Él: Actitudes de pasotismo, Carácter fuerte, infantil, arraígado en un papel constante de víctima en cuanto a sus defectos físicos, bajo los que se escuda para relacionarse. Dependencia emocional. Proviene de un hogar desestructurado con índices de violencia. Carencia afectiva, incapacidad para actuar ante diferentes situaciones. Limitaciones en cuánto a estructurar el futuro. Falta de pilares familiares.

Llevan juntos casi una década. Desde el comienzo la relación a estado basada en un choque de caracteres en el que los dos han querido posicionarse y "mandar" sobre el otro. Mas que mandar, marcar quién de los dos tiene mas fuerza.
Durante la primera fase de enamoramiento y adaptación a la convivencia, han aplacado las explosiones de caracteres con sexo. Pero pasada la fase de necesidad corporal y de fogosidad, la relación se torna mas difícil porque ya no hay nada que "difumine" el dolor de la convivencia.

Después de observar mucho la relación a ella la diagnostico un escondido síndrome de Wendy y a él un emergente síndrome de Peter Pan, provocado para su beneficio.

Ellos sin embargo se acusan de maltratarse mutuamente. Sobre todo él, acusa un maltrato psicológico. Ella sólo repite: "me siento sola, no puedo con todo".



¿Que es el síndrome de Wendy&Peter Pan?



El síndrome de Wendy se manifiesta en una necesidad absoluta de satisfacer al otro, principalmente la pareja y los hijos. Esta conducta se debe al miedo al rechazo, al abandono y a la soledad. Por razonas culturales, es más frecuente en las mujeres que en los hombres.


Ejemplos del Síndrome de Wendy serían el padre/madre de familia que prácticamente le hace la tarea al hijo/a, le despierta todas las mañanas para que no llegue tarde a la escuela, le ayuda en todos sus proyectos, busca hacerle siempre la vida fácil; también el ama/o de casa que asume todas las responsabilidades en el hogar para que el marido/ la mujer y los hijos/as no tengan que hacerlo; o un miembro de una pareja que asume todos los deberes y toma las decisiones. El individuo/a, debido a su miedo al rechazo, al abandono, a no sentirse querido, busca exageradamente agradar a los demás. Siente una gran necesidad de aceptación y aprobación que le lleva a querer ser imprescindible, por lo que evita que los demás se molesten y se esfuerza en complacer sus deseos.



El psicólogo Jaime Lira señala como característicos del Síndrome de Wendy los siguientes comportamientos:
  • El individuo se siente imprescindible
  • Entiende el amor como sacrificio
  • Puede resignarse al sufrimiento o bien manifestarlo llorando
  • Evita a toda costa que los demás se molesten
  • Intenta continuamente hacer feliz a los demás
  • Insiste en hacer las tareas y asumir las responsabilidades de la otra persona
  • Pide perdón por todo aquello que no ha hecho o que no ha sabido hacer o si no lo hace, se siente mal por dentro, se martiriza mentalmente y se autocastiga por no cumplir las expectativas del otro/a
  • Siente necesidad de cuidar al prójimo
  • Termina por asumir el papel de padre o madre de su pareja.
Para diagnosticar un caso de Síndrome de Wendy deben aparecer varios de estos síntomas durante un período de tiempo largo



Normalmente estos/as individuos/as acaban formando pareja con los/as que padecen el síndrome de Peter pan.




El síndrome de Peter Pan, que el psicólogo Dan Kiley registró en 1983 y que se refiere a los/as individuos que no quieren crecer ni asumir las responsabilidades de la adultez.
Es habitual la existencia de un/a Peter Pan que tenga una/un Wendy para que haga todo lo que él/ella no hace y se responsabilice de todo lo que él/ella evita.
El psicólogo Jaime Lira explica que:
“Un Peter Pan es un varón o mujer que no quiere crecer, que quiere ser niño por siempre y entonces aparece como aquel hombre o mujer que se encuentra detrás, la que se encarga de hacer todo aquello que no hace el primero”
 Los adultos incapaces de crecer camuflan bajo esta actitud importantes carencias emocionales

Son adultos sólo en apariencia porque su actitud continúa siendo la de alocados niños y adolescentes que no se responsabilizan de sus actos. Las personas que padecen el síndrome de Peter Pan o de Inmadurez Emocional son incapaces de crecer, y su alegría y seguridad suelen ser una máscara que esconde su inseguridad y temor a no ser queridos. Aunque difícil de solucionar porque es un problema que no reconoce quien padece el trastorno, puede superarse con terapia psicológica y ayuda de sus parejas o familiares.


Los/as adultos/as que padecen este trastorno lo son "sólo de nombre", como indica Concepción Etiens, porque actúan como niños/as a pesar de ser adultos/as, que en muchos casos superan los veinte y treinta años. Estas personas crean entre sus familiares, sobre todo, un alto grado de confusión porque a primera vista aparentan estar seguros de sí mismos, incluso, tal y como explica la experta, pueden parecer personas arrogantes. "Son capaces de entrar a una reunión y cautivar de inmediato a su auditorio. Su presencia no suele pasar desapercibida: chispeantes, seductores& hacen que los demás parezcan insignificantes", detalla la psicóloga.


Sin embargo, Etiens subraya que se trata de personas indecisas e inseguras, que temen que no les amen y camuflan sus inseguridades con una máscara de seguridad y alegría ficticias. Quienes padecen el síndrome de Peter Pan se esconden detrás de fachadas y excusas; disimulan su incapacidad de madurar con juegos, pasatiempos, negocios fantásticos, grandes proyectos imposibles y aventuras amorosas. "Por una parte, suelen ser personas divertidas y a su lado todo parece pura alegría de vivir. Pero por la otra, tratan de evadir continuamente sus responsabilidades y se refugian en fantasías imposibles de cumplir y culpan a los demás de todo lo que les ocurre"y, aunque encantadores al principio, después de un tiempo suelen tener graves problemas de adaptación en el trabajo o sus relaciones de pareja.

Suelen tener graves problemas de adaptación en el trabajo o sus relaciones de pareja.



*Es inseguro, aunque no lo demuestre e incluso pueda aparentar lo contrario.
* Su actitud se centra en recibir, pedir y criticar y no se molesta en dar o hacer.
* No está hecho para la vida adulta, no se compromete por creer que el compromiso es un obstáculo para su libertad.
* Tiene al lado a otra persona que cubre estas necesidades básicas.
* No se responsabiliza de lo que hace, pero cree que los otros sí lo hacen
* Vive centrado en sí mismo: sus disgustos, su estrés, su excesivo trabajo...
* Aunque disfrute de éxito profesional, económico... se da cuenta de que su vida no tiene la firmeza ni la estabilidad que le gustaría
* Está permanentemente insatisfecho con lo que tiene, pero nunca toma iniciativas ni hace nada por solucionar su situación.



Y cada uno con su película personal en la que coinciden con las inseguridades interiores y el miedo al rechazo, al abandono, se embarcan en una relación en la que aunque al principio el sexo servía de camuflaje para volver a la normalidad, el tiempo, acaba por hacer que la colchoneta que han creado a base de sexo, se pinche y explote.



Ella, Wendy, saturada de que él le pida que le busque trabajo, que le suministre dinero para sus caprichos personales, cómo el tabaco, aparte del alimento necesario y bajo la recurrente excusa: "con mi físico y mis limitaciones nadie me va a contratar, no puedo trabajar"...harta de todo, explota. Y el carácter fuerte del que se ha armado para evitar que la humillen y la hagan sufrir hace presencia. Se lía a gritos presa de la impotencia, del desgaste emocional que lleva ante una situación de escasez económica en la que Peter Pan no se hace responsable y espera que sea ella quién lo solucione sola. Ella se siente frustrada porque su miedo precisamente a estar sola esta siendo plasmado cada día cuando se acuesta y no tiene ni idea de lo que va hacer mañana de comer, porque no hay alimentos en la nevera. Tiene mil problemas en la cabeza y dudas y no tiene con quién compartirlas. Explota porque se siente desesperada. No se siente amada si no explotada. Ella enferma, y aún con la medicación sigue adelante para seguir luchando, no sólo por la relación, ella tiene un hijo al que sacar adelante y por el que sabe no puede rendirse, pero cada día que pasa con diez años de relación a los hombros, esta mas y mas cansada. Explota diciéndole a él que no la ayuda, que sólo se escuda en ser una víctima para no hacer nada.


Peter pan, se limita a callar, se siente atacado, pero le resulta más fácil aguantar la lluvia de insultos que ella lanza cada vez que explota, porque sabe que la tormenta se pasará y ella volverá a costearle la vida sin trabajar. Se siente dañado, él también tiene un fuerte carácter, orgulloso al que no le gusta que le digan que hay problemas, que hace mal. Él lo sabe, pero prefiere que otros/as le solucionen el problema. Siente que los demás están en deuda con él y a ella la martiriza diciéndole cosas cómo que si de verdad le quisiera, le ayudaría a buscar trabajo utilizando sus contactos.

Al final ella le pone de patitas en la calle cuando la situación se vuelve insostenible, una vez más él no hace ni va hacer nada por ayudarla. Si quiere seguir con eso que parece amor, tiene que hacerse cargo de todo y con todo, no tiene derecho a explotar y si siente que se ahoga, tendrá que pedir ayuda a externa, porque Peter Pan, estará paseando con sus perros, jugando a la vídeo consola o fumando un cigarro bajo el fresco aire de primavera.

La cosa esta difícil, ella quiere un hombre que la ayude a tirar del carro:

 "Yo no pido que me mantengan, me gustaría parar de trabajar, quiero quedar embarazada y disfrutar de mi maternidad, el tiempo corre en mi contra, mi enfermedad también y siento que mis deseos se esfuman. Lo quiero, pero no siento que yo sea su madre. Quiero ser su pareja, quiero sentir que si por algo mañana yo no puedo tener dinero para el pan, él tenga dinero en su bolsillo para poder comer. No quiero lujos, no quiero nada más que no sea sentir que puedo contar con él. Necesito poder decirle que me ahogo cuando siento que no podré tener ingresos en meses. Lloro casi todos los días porque el precio que estoy pagando por quererle es mi propia salud y negar mis deseos. No lo considero un mal hombre, pero necesito tener a una persona a mi lado que pueda abrazarme cuando siento que me siento impotente porque no puedo con todo. No me vale con que mal limpie el polvo o haga la cama a su manera. Necesito seguridad y él no me la da ni hace nada por remediarlo. No quiero girtar ni insultarle cómo una energumena, me siento mal después, pero en el momento me gustaría simplemente decirle REACCIONA TÍO, si tanto me quieres, muévete, haz algo...necesito sentir que puedo contar contigo....pero él hace que yo sea el ogro, se calla, me hace ser la bruja, agacha la cabeza y me dice que le estoy maltratando psicologicamente. A veces si se cabrea en exceso rompe cosas y se larga por horas. Y así un día otro día. Y ya no quiero ni que me toque. Ya no vale con venir, pedir disculpar y tener sexo. Eso fue al principio. Ahora me siento sucia sólo con que me de la mano, porque ya no se que siento. Él sólo me repite que estoy con él por pena...yo...ya no se que creer...Me acuerdo mucho de cuando era pequeña y pensaba que un príncipe azul me salvaría del entorno en el que vivía, lleno de gritos y de violencia física.  Ahora sólo sueño con que él me ayude y me de un respiro....no quiero príncipes, yo quiero seguir con mi trabajo, pero que él me ayude...si pincha una rueda, da seguridad saber que tendremos una de recambio. Hay veces que lo miro y no lo siento mi pareja, me siento responsable de él, no siento nada que despierte algo en mí. He perdido la mirada con la que antes se que le miraba. Me acuerdo una y otra vez de cuando tocamos el tema de que tiene que buscar un trabajo. Entonces me dice que en la situación en la que se encuentra, no puede trabajar por su aspecto físico que lo limita, la gente le mira mal. Yo me siento culpable de acrecentar su sensación de rechazo por obligarle a buscar un trabajo. Y entonces, se coloca unos pantalones de rayas naranjas que se ven desde diez calles abajo, se pone unas zapatillas de cuadros azules que no le pegan para nada y se va a pasear a los perros. Luego vuelve y me dice: "Estuve hablando con una señora que me dijo que atacaron a su perro dos calles mas arriba"....Y Entonces yo me pregunto interiormente: ¿Saliste con esa ropa horrible y no te importó que nadie te rechazase por parecer un payaso y pese a tu dificultad para hablar lo que según tu provoca un rechazo a la hora de buscar un trabajo, hablas con todos los vecinos y los del alrededor?...No entiendo nada, entonces me enciendo, me pongo cómo una moto y a veces intento que vea precisamente eso que hace, se relaciona con la gente, viste cómo le da la gana sin importarle que los demás le juzguen por ello pero para tener responsabilidades, todo son pegas....Pero entonces él me dice: "Claro lo que pasa en esta casa, siempre es culpa mía, tu nunca haces nada. Pues que sepas que mi forma de ser es una consecuencia de lo que tu haces conmigo. Yo me pregunto y que hago?...darle de comer?...preocuparme de que no le falte tabaco y cerveza?, que pueda ver el fútbol y las motos?...que se levante a las diez o las once cada día?...que desayune tranquilamente sentado al sol?....que es lo que hago??? Me desespero, me como la cabeza todo el día y no lo soporto cerca de mí...luego no puedo vivir sin él, pero con él tampoco"......

Al final Wendy volvió al mundo real y Peter quedó encerrado en el País de Nunca Jamás, correteando con Campanilla y los niños perdidos. Luchando contra el Capitán Garfio. En un mundo maravilloso en el que el alimento se aparecía milagrosamente y dónde nadie juzgaba a nadie por el físico o la forma de ser.

Me temo que llegado el punto en el que esta pareja ha confundido sus diferentes síndromes con la agresión dentro del contexto de los malos tratos, y dónde la ayuda externa esta rechazada, llega el momento de separarse y que Wendy vuelva al mundo real y Peter a Nunca Jamás, antes de que la confusión y las situaciones fuera de contexto, provoquen un desgarro mucho mayor.

Si le pregunto a ella en soledad si se siente agredida por él en algún campo, o si se siente amenazada o teme por su vida o su bienestar, ella afirma rotunda que no.

Cuando le pregunto a él, da vueltas diciendo que cuando ella esta a buenas es la mujer mas maravillosa del mundo, pero que cuando se le cruzan los cables, le hace la vida imposible.

Bajo mi punto de vista profesional, no encuentro Mal trato psicológico por ninguna parte, creo que él utiliza este término con ligereza para que ella, muy concienciada con el tema, se sienta más responsable de la situación si cabe.

Creo que si hay amor, pero que bajo las capas que cada uno esconde con sus diferentes síndromes si no aplacan el carácter y se dejan ayudar exteriormente, no avanzaran nunca. Su salud por ejemplo en el caso de ella, va a somatizar y a empeorar gravemente porque sus frustraciones se están haciendo mas palpables cada día, culpándolo a él de no poder llevar a cabo sus sueños por falta de apoyo en todos los sectores. Por parte de él, mientras se siga escudando en es rol, nunca va a enfrentarse a una realidad que le esta impidiendo valorarse y empoderarse dentro de él mismo. Descubrirse y autosatisfacerse. El miedo a encontrarse a él mismo le esta impidiendo disfrutar del amor hacía él mismo y hacía una mujer que verdaderamente lo quiere.

A ella le aconsejo que trabaje la necesidad de decir NO y a simplificar su trabajo de manera que le deje más espacio para ella misma. Le aconsejo que cuando sienta que él se regocija en su papel de víctima en el que dice: "no puedo trabajar por mi aspecto y no lo voy hacer, porque me miran mal..." respire, piense en algo que le resulte divertido y le de la espalda. No debe apoyar ni sostener esa actitud en él.

A él le aconsejo a que empiece a buscar soluciones básicas por si mismo, aunque a ella no le guste al principio, ya que él buscará la aprobación de ella para cualquier cosa, tiene que tomar decisiones y tener iniciativas propias en las que no la implique a ella para nada.

Ambos sufren una dependencia emocional el uno del otro para paliar sus miedos al rechazo y al abandono. Ambos son mas parecidos de lo que ellos mismos se imaginan, vienen de entornos similares y bajo su apariencia de dureza, esconden la necesidad de bienestar, cariño, tranquilidad y seguridad.

Si se dejan ayudar, pueden salvar lo que han creado dentro del amor, si no, aconsejo que si esto les esta dañando, se dejen, antes de que sufran mas por no poder ser responsables de llevar una relación en igualdad de condiciones.


El poder analizar esta relación de pareja me ha hecho ver que no son un caso único y que de relaciones cómo esta, se nutren muchos malos tratos escondidos. Ellas se convierten en sus madres nutridoras para que cuando son el doctor Jekyll, se sienta cómodo, sin amenazas exteriores, en calma con él mismo y sobre todo que se sienta amado. Él se deja querer, se deja cuidar, hasta que se convierte en Mister Hyde y la maltrata.
Ella le perdonará, es cómo una madre, ¿cómo no va a perdonar a su hijo/a?....

En esos casos es difícil actuar salvo que haya un maltrato físico notorio, pero mientras el maltrato sea psicológico es muy difícil de detectar para actuar.

Es importante poder tener información en cuánto a los arquetipos a los que se acogen cada miembro de la pareja, por separado y juntos, para poder hacer un diagnostico coherente y sin confundir a la ligera términos que puedan desembocar en algo tan doloroso cómo utilizar la violencia de género cómo motivo de separaciones dolorosas.

Agradezco vuestra lectura en la que espero haber aportado algo de información acerca del tema que hemos tocado.
Me gustaría que si tenéis dudas, queréis aportar información, compartir experiencias o si no os parece correcto lo que aquí se trata o cómo se trata, podamos debatir siempre partiendo del respeto y el razonamiento.

Autora:

Charlotte Vanq G.


Autora del libro "Las Heridas de las Hijas de La Diosa" Editorial Mándala
Orientadora Especializada en Victimas de Violencia de género
Facilitadora de Talleres 2.0 y Círculos de Mujeres.
Terapeuta Gestalt.

Próximo evento

Promo Libro LMD

QUERIDA MUJER

Circulo de Mujeres con LuzClara Camús